Muchas veces la gente me pregunta ¿por qué ayudas a los animales pudiendo ayudar a las personas? Y aunque pareciera fácil de responder, es más complejo, esa respuesta tiene historia, a veces creo que es un don con el que nacemos, otras veces creo que es cultural o viene influenciado por el entorno en que crecimos, o conocemos a alguien que nos muestra lo gratificante que es y, decidimos ser parte de la solución.

Lo cierto es que, en mi caso, recuerdo haber tenido una perrita llamada Andry en mi infancia (poddle, cabe destacar), con la llegada de mi hermano la perrita comenzó a desarrollar celos y orinarse en la cama de él, mis padre decidieron regalarla y eso me marcó, siempre quise protegerla, pero mis padres se fueron, por lo que yo llamo, el camino “fácil”. El segundo hecho importante para mí como proteccionista fue mi primer rescate oficial, tendría 8 años y estaba en 3er grado, cerca del colegio habían abandonado una camada de gatitos de unas dos semanas de nacidos, yo los cargué y me los traje a casa, mi mamá me dejó cuidarlos cerca de una semana y me obligó a dejarlos en la sociedad protectora de animales de la parroquia La Vega, en Caracas.

A lo largo de mi crecimiento y desarrollé empatía por los animales, aunque crecí sin ellos, siempre me importó su bienestar, yo rescataba coquitos y saltamontes en mi colegio para que mis compañeros no los pisaran, siempre quise un perro en casa y aunque mi mamá no me dejaba, lograba escabullirme con uno que otro, luego me obligaban a devolverlo a la calle pero yo lo intentaba. Creo que estos acontecimientos establecieron las bases de mi sentimiento animalista, sentir que ellos no pertenecían a la calle fue algo que siempre estuvo allí, sin embargo creo que si educamos en amor y en pro del respeto por la vida de cualquiera podemos lograr un cambio.

Estoy convencida de que unos nacemos con este sentimiento y otros, lo van desarrollando y puliendo en el camino, ahora con las redes sociales el impacto ha sido mayor y son muchos los que se suman a la causa. Ahora bien, respondiendo a la pregunta ¿por qué ayudas a los animales pudiendo ayudar a las personas? siempre respondo “somos libres de seguir la causa que mejor nos parezca” y es que, ¿de eso se trata no? de respetar la variedad y el sentir de cada quién, pero, lo importante, es que hagas lo que hagas, lo hagas bien y buscando siempre ser parte de la solución y no del problema.

Fotos: @fotosinrollo

Por: @FabyFaby89

Deja una respuesta