julio peluche

Era una tarde de julio … y de pronto allí un perro callejero solo, enfermo, no dudé y pedí ayuda. Lo cuidamos, curamos, mimamos y luchamos para salvar su vida, pero no fue posible él llegó como una estrella fugaz a nuestras vidas pasó por nosotros y dejó su huella en nuestros corazones.

Como quisiera que los humanos aprendieramos de los animales, en este caso, de Julio Peluche con su nobleza, su agradecimiento, su entrega, su amor dándole importancia a lo realmente necesario en esta vida, al amor, a la fidelidad a la lealtad…

Extraño a ese bebé hermoso el cual llegó a mi corazón sin pedir permiso, llegó para darnos lección de vida, llegó para que sus últimos días acá, fueran los más calurosos, te  despedimos con amor estuviste con unos cuidadores excepcionales …

Por favor humanos … cuando veamos un animal en peligro ayudémoslo, podemos darle agua, comida. ¿Cómo es posible que Julio Peluche estaba en el hueso porque tanta indiferencia?  Porque tenemos esos corazones ingratos y desalmados.

Seamos su Ángel, no su peor enemigo.

julio

Donde estuvo ese bebé? … donde vivió durante todo ese tiempo? No lo sabemos, lo que sí sé, es que yace su cuerpo al pie de la montaña, junto a su oso, al que se aferró mientras se nos iba de este mundo.

Ahora eres libre , estás en ese gran cielo , conociendo la verdadera felicidad y contento de saber, que estamos aquí, pensando en ti y que te amamos, en tan poco tiempo  conquistaste nuestros corazones y nuestro amor, que tuviste un hogar lleno de amor antes de partir, pero tu presencia se quedó acá con nosotros .

Hasta siempre buen amigo…nos veremos al otro lado del arcoiris

#BlogueroVomuntario Adi

Deja una respuesta